Guillermo H. Zúñiga Martínez, excelso orador, pedagogo y político veracruzano

BANQUILLO POLÍTICO

 

Guillermo H. Zúñiga Martínez,

excelso orador, pedagogo y político veracruzano

 

 

(EN SU PRIMER ANIVERSARIO LUCTUOSO)

 

UN HOMBRE DE PALABRA

 

“…porque la palabra es la luz que ilumina las conciencias

y el arte que conjuga los destinos de la humanidad,

cuando ésta es guiada por hombres de buena voluntad”.

 

Guillermo H. Zúñiga Martínez

GH ZUÑIGA FOTO

 

Por: SEVERO FRANCISCO MAR MORALES

 

En el transcurso de la vida se nace, se crece, se reproduce e indudablemente por ley de existencia, el ser humano fenece. A lo largo de la historia, el hombre perdura en el pensamiento por las obras que realiza durante las diversas etapas de su vida; el Maestro Guillermo Zúñiga Martínez, no es la excepción, pues supo trascender.

A lo largo y ancho de la geografía veracruzana se pueden observar innumerables obras que bien pudiéramos decir no son tangibles pero que forman a los seres humanos como lo es la Educación, ese gran legado que el Maestro Zúñiga dejó en todos quienes lo conocimos; baste mencionar que fue el impulsor de nuevas escuelas normales en Veracruz, del                                                                                                                            Instituto de Regularización Pedagógica, del Colegio de Bachilleres del Estado de Veracruz (COBAEV), de la Universidad Pedagógica Veracruzana y su último gran logro: la Universidad Popular Autónoma de Veracruz (UPAV) de la cual se sentía ampliamente orgulloso y satisfecho por su creación. La misma, lleva por lema: “Una Universidad del Pueblo y para el Pueblo”.

El Maestro Zúñiga también se caracterizó por satisfacer a los amantes de la literatura mexicana escribiendo con peculiar estilo diversas obras, entre las que destacan: “Derechos y Obligaciones del Joven Mexicano”; “El Niño y la Literatura Universal”; “Diálogos Generacionales”; “La Nueva Pedagogía Social”; “una Voz Libre” y “El Durazno y otros Frutos”.

 

Del estimado Mtro. Zúñiga, aprendí la política de “puertas abiertas”, jamás encontré Institución, dependencia, oficina o despacho alguno donde laborara con las puertas cerradas. A todos atendía por igual sin excepción alguna y siempre tenía su corazón abierto para verter sus sabios consejos a quienes nos acercamos a él o entre quienes lo conocimos y convivimos con él, ya que fue una fuente del saber inagotable por los conocimientos y experiencias que de él emanaban y que sin recompensa alguna, él humildemente compartía con todos.

 

En el ámbito de la política imprimió un sello característico en él, fuere Diputado, Local, Federal o Presidente Municipal de su tierra natal Xalapa que lo vio nacer un 18 de diciembre de 1942.

El Maestro Zúñiga fue un Político que siempre tenía una gran sonrisa, la cual era franca y sincera, que seducía e inspiraba gran confianza. Asimismo como buen político, sabía dar cumplimiento al imperativo de ayudar a toda costa y sobre todo a quien menos tenía.

Como político excepcional que lo fue, tuvo nobles sentimientos, al preocuparse por su familia, su esposa, sus hijos y nietos; además, supo tener una gran vocación de servicio para con la sociedad; tenía bien cimentados esos valores, los que le redituaron muchos frutos y excelentes dividendos.

Como buen político, se preparó día con día, para con ello labrarse un gran porvenir y un futuro promisorio como lo tuvo desde sus años mozos; ello lo pudo alcanzar teniendo como arma política la educación permanente. Supo indudablemente trascender, habiendo dominado una de las artes más difíciles como lo es saber escuchar. Sabía lo difícil que era hablar bien en el ambiente de la política, pero afirmaba también lo difícil que era saber escuchar, cualidad que también era característica de él.

Desde su desaparición física, el Profesor Guillermo Zúñiga sigue dejado un hueco difícil de llenar en la cultura, el periodismo, la política y sobre todo en el arte del hablar bien: la Oratoria que fue su gran pasión a lo largo de su vida.

 

Cuanta falta le hacen falta hoy en día a Xalapa, Veracruz y México entero, políticos con las características del maestro Guillermo Héctor Zúñiga Martínez. ÉL estará vivo en nuestra conciencia por siempre.

 

Sea pues el presente, un pequeño homenaje al primer y único veracruzano que hasta la fecha haya ganado el afamado concurso de oratoria organizado por décadas por el periódico “El Universal”, y del que años después con empeño, tesón, dedicación y perseverancia, llegaría a ser su jefe de páginas editoriales…

 

NOTA: Se hace una atenta y cordial invitación A TODOS los amigos que conocieron al Profesor Guillermo H. Zúñiga Martínez a que asistan el día viernes 22 de abril a la presentación del libro: “Un Hombre de Palabra”, IN MEMORIAM del Mtro. Zúñiga, evento a realizarse en el Auditorio Sebastián Lerdo de Tejada del H. Congreso del Estado de Veracruz, a las 18:00 horas. Asimismo, el sábado 23 de abril, a las 11.00 hrs., se llevará a cabo la Develación del Monumento en su memoria en el paseo de los “Veracruzanos Ilustres”, ubicado en la Av. Xalapa casi frente a la Escuela Normal Veracruzana y por último, a las 13:00 horas se celebrará una Misa en la Iglesia Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe (Iglesia del Dique), en la calle Mártires de Xalapa s/n en ésta ciudad de Xalapa.

 

.

 

 

 

 

 

Related News

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Copyrıght 2013 FUEL THEMES. All RIGHTS RESERVED.