Nunca hay que dejar de creer y crecer.

Nunca hay que dejar de creer y crecer.

Por: Omar Edmundo Lara Torres.

Con el pasar del tiempo uno se va preguntando ¿hacia a donde vamos?; cada uno dependiendo de su formación, su intuición, conocimientos y de los valores inculcados por la familia de la cual proviene, y de esa manera va visualizando su futuro.

La semana pasada mi hijo me comentó que en su secundaria tuvieron la visita de maestros de un tecnológico, en donde le llamó la atención varios datos que les proporcionaron de aplicaciones, inventos, programas y sistemas tecnológicos recientes, que se han hecho realidad por la imaginación, visón y empeño que ha tenido su creador.

Así mismo, le comentaron que en ese tecnológico existe un tiempo destinado a los emprendedores, en el cual, una serie de empresas destinan recursos con el fin de provocar que el alumno potencialice sus ideas generando proyectos útiles y viables.

En casa, hemos comentado esa visita, y me recordó una platica que alguna vez tuve por parte de un maestro de mi carrera, en la cual nos hacia hincapié de que nada de que lo que esta a nuestro alrededor en cuanto a infraestructura y equipo existiría de no ser porque alguien así lo imaginó, lo diseñó y construyó.

Con base en eso, con los pies sobre la tierra y la imaginación por los cielos, el joven de hoy debe ser el emprendedor, el empresario, el constructor y el programador del futuro, de tal manera que logrando sus sueños debe llegar a su éxito individual y profesional.

Como parte formativa, con la situación económica que se vive en la actualidad y como padre de familia, creo que debemos de inculcar a nuestros hijos el ser emprendedores, el creer que lo que sueñen lo puede llegar a lograr, siempre y cuando día a día se cimenten esas bases para lograrlo.

Ningún proyecto puede lograrse sin los cimientos requeridos, si el proyecto es grande los cimientos o bases deberán ser mayúsculos y en lo posible tratar de no cambiar nuestro proyecto con los primeros tropiezos. Si puede haber replanteamientos y una vez avanzado el proyecto, hay que pensar en que debe uno seguir construyendo o haciendo bajo la premisa de que todo es perfectible y actualizable.

Creo que para esto se debe tener como punto de partida el éxito personal de cada quien, saber qué es lo que nos impulsa y mueve para lograrlo, pues esa voz interior será lo único que nos levante y nos dé la fuerza necesaria para seguir avanzando día a día.

Dijera un viejo refrán “Ni un paso atrás, ni para tomar impulso”

Nos vemos la próxima semana.

Related News

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Copyrıght 2013 FUEL THEMES. All RIGHTS RESERVED.